2
Bookmark and Share

 

La Gran Promesa De Dios.

 

 

La Salvación.


Dios tiene en su Palabra “preciosas y grandísimas promesas”, pero los pasajes bíblicos que hablan de la Salvación constituyen en una gigantesca promesa, y para obtenerla no hay que pagar nada… es gratuita.
Dios tiene un plan sencillo para recibir esta maravillosa y gigante promesa.

No.1 Arrepiéntase y póngase a cuentas con Dios.

 

“Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuentas: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí vendrán a ser como blanca lana”.

 

Isaías 1:18

 

 

El pecado separa al hombre de Dios (Romanos 3:23). Pero Dios promete “vida eterna en Cristo Jesús” (Romanos 6:23). Arrepentirse es cambiar de dirección y tomar por el verdadero camino, que es Cristo.

 

Dios promete:
“Así que arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados, para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio”.

 

Hechos 3:19

 

 

Arrepentirse es pedir perdón y confesar el nombre de Jesús.
“Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos entonces yo oiré desde los cielos y perdonaré sus pecados y sanaré su tierra”.

2 Crónicas 7:14

 

 

“Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”.

Romanos 10:9

 

 

No.2 Crea que Jesucristo es el único que puede salvarle de la condenación eterna.
“El que cree en el Hijo tiene vida eterna, pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”.

Juan 3:36

 

 

“De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida”.

Juan 5:24

 

 

Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí no morirá eternamente ¿Crees esto?

 

Juan 11:25-26

 

 

No.3 Reciba a Cristo e invítele a su vida.

 

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y, y cenaré con él y él conmigo”.

Apocalipsis 3:20

 

 

“Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de hechos hijos de Dios”.

Juan 1:12

 

“Porque todo aquel que invocare al nombre del Señor, será salvo”.

Romanos 10:13

 

“El espíritu mismo de testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios”.

Romanos 8:16

 

 

“Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene vida”.

1 Juan 5:11-12

 

 

No 4 Disfrute de una vida cristiana, abundante en promesas y riquezas en Cristo Jesús.

 

“Pero Dio, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida justamente con Cristo (por gracias sois salvos)”.

Efesios 2:4-5

 

 

“Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos”.

2 Corintios 8:9

 

 

“Todo lo que puedo en Cristo que me fortalece. Mi Dios pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”.

Filipenses 4:13,19

 

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.

2 Corintios 5:17

 

 

“Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra”.

2 Corintios 9:8

index

 

 

 

UNO